jueves, 27 de febrero de 2014

DIDÁCTICA CRÍTICA Y CRÍTICA DE LA DIDÁCTICA. UN BUENA HOJA DE RUTA PARA LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA


Portada de Los deberes de la memoria en la educación

Los deberes de la memoria de la educación busca exponer cómo es factible (no en vano se habla de sucesos ocurridos) generar dentro de una institución extraña y, por principio, reluctante a la crítica, un conjunto de experiencias escolares no convencionales capaces de movilizar el deseo (educar el deseo críticamente) hacia otra clase de escuela y otro tipo de conocimiento. 

Este libro se inscribe en una línea de investigación que trata de concertar la crítica sociohistórica del conocimiento escolar con la construcción de una didáctica crítica. A ello se añade la preocupación recurrente sobre el valor educativo de la memoria del pasado, dentro de la problematización del presente y la apuesta por una didáctica de la historia orientada al estudio de problemas sociales relevantes. 

El imperativo moral de la memoria, aplicado a la historia más reciente y conflictiva de nuestro pasado (la guerra civil, el franquismo, la transición…), deviene aquí en principio educativo que orienta un abanico de usos públicos de la historia dentro de los espacios y tiempos escolares de un centro de educación secundaria.

Este texto supone una continuación y ampliación expresiva, a modo de plasmación sintomática, de lo que se sugiere en el epílogo de Felices y escolarizados (Octaedro, 2005) a propósito de la necesidad de convertir la escuela en un espacio donde pueda hacerse efectivo un uso público de la historia. Y así se pretende plasmar, en un escrito breve y ágil, con algunos gráficos y documentales expresivos, el abanico de ideas y experiencias didácticas, de inspiración crítica, que han guiado la vida profesional docente de su autor en los últimos años.


Fuente: Catálogo Editorial Octaedro

MEMORIA E HISTORIA

" (...) la memoria histórica es larga y plural; la historia es una sucesión de presentes que van generando representaciones y relatos distintos de su pasado; los intentos de secuestro de Clío han sido múltiples a lo largo del tiempo; la presunta memoria histórica es necesariamente cambiante, parcial y selectiva (...).
(...) La Historia de España nos la planteamos como la suma de relatos construidos a través de la pluralidad de memorias (...).

Ricardo García Cárcel