jueves, 11 de septiembre de 2014

REIVINDICAR LA HISTORIA CONTRA LOS MITOS Y DISTORSIONES INTERESADAS. 11 de SEPTIEMBRE DE 1714. CATALUÑA EN ESPAÑA TRESCIENTOS AÑOS DESPUÉS

Panel del Simposio
Con el objetivo de "denunciar todos los mitos, las distorsiones interesadas, los engaños o fraudes" que inspiran una historia maleable al servicio del poder político, en palabras de Ricardo García Cárcel, catedrático de Historia Moderna de la Universidad Autónoma de Barcelona, se ha celebrado esta mañana en Madrid la primera parte del simposio Una jornada para la Historia. 11 de septiembre de 1714. Cataluña en España, trescientos años después, organizado por el Club Siglo XXI y La Aventura de la Historia.
El acto arrancó con la presentación de Javier Redondo, director de la revista: "Esto es una fiesta de las luces, una fiesta de la razón. La sala está a reventar. Quedará en las hemerotecas que 300 años después, intelectuales de Madrid, París y Barcelona, expertos historiadores, se unieron para repudiar el relativismo histórico".
A continuación tomaron la palabra Eduardo Zaplana, presidente del Club Siglo XXI, quien manifestó que nunca ha entendido por qué "todos los nacionalismos" han manipulado los hechos históricos a su antojo, y Pedro J. Ramírez, presidente de La Aventura de la Historia. Ramírez se mostró "emocionado" al "ver a cientos de personas un jueves por la mañana en Madrid atendiendo a los argumentos de los historiadores", cuya labor repasó a lo largo de los siglos antes de abordar la Historia catalana durante las últimas cinco centurias.
García Cárcel: "Sólo hay una Historia científica, y es compleja, con matices, no maniquea, de buenos y malos"
"Cataluña ha formado parte del proceso de construcción de una identidad española", señaló Ramírez. "Cuando interviene la clase política catalana es cuando se usurpa los derechos de representación de la sociedad. Ahí es cuando el nacionalismo se convierte en enemigo. Ahí es cuando los ciudadanos se convierten en rehenes del pasado y de los mitos, ése es el momento en el que los historiadores deben liberarlos de esas cadenas". Para el periodista, "ante el proceso que en estos momentos está en marcha, tenemos que advertir que un Estado democrático tiene los medios suficientes para parar un proceso insurreccional".
Seguidamente leyó su ponencia Ricardo García Cárcel, en la que abogó por "reivindicar la Historia basada en un estudio científico".Sólo hay una Historia científica, y es compleja, con matices, no maniquea, de buenos y malos". "Cataluña es y era plural", recordó."Hubo miles de barceloneses a favor de los borbones que se marcharon cuando se declaró la causa austracista". El historiador afirmó también que Felipe V nunca quiso a Cataluña antes de 1714, y "no olvidó el delito de lesa patria de esa apuesta catalana por otro candidato. Se mostró extremadamente rígido y nunca acabó de metabolizar esa evolución".
Acto seguido, Manuel Peña Díaz, profesor Historia Moderna en Universidad de Córdoba, desgranó cómo fue la defensa del sitio de Barcelona en 1714. "Fue un ejercicio de fanatismo religioso increíble", comentó. "Hicieron Conseller en Cap y jefe de la guarnición a la Virgen de la Merced y se le entregó el Bastón de Mando". El historiador proyectó sobre una pantalla un mapa de la ciudad de Barcelona para ilustrar la batalla final y concluyó su exposición afirmando que la "la victoria fue borbónica, pero resultó históricamente nefasta".
Jordi Canal, profesor en la École des Hautes Études en Sciences Sociales (EHESS) de París, analizó a continuación cómo se fue forjando la memoria del 11 de septiembre, la conmemoración y surenacimiento como relato nacional.
Esta tarde continuará la segunda parte del simposio, con la intervención del resto de historiadores participantes. El acto lo clausurará Carmen Iglesias, de la Real Academia de la Historia, y se cerrará con una cena coloquio a la que asistirán Albert RiveraAlicia Sánchez Camacho y Meritxell Batet.
Fuente: Periódico El Mundo, 11-9-2014

MEMORIA E HISTORIA

" (...) la memoria histórica es larga y plural; la historia es una sucesión de presentes que van generando representaciones y relatos distintos de su pasado; los intentos de secuestro de Clío han sido múltiples a lo largo del tiempo; la presunta memoria histórica es necesariamente cambiante, parcial y selectiva (...).
(...) La Historia de España nos la planteamos como la suma de relatos construidos a través de la pluralidad de memorias (...).

Ricardo García Cárcel