lunes, 19 de mayo de 2014

HISTORIA DE ESPAÑA A TRAVÉS DE LOS MANIFIESTOS DE LOS INTELECTUALES

Nosotros, o como ellos mismos se presentan, escritores, artistas, profesionales, sabios, hombres de ciencia y de letras, en suma, un nosotros, que por ser los abajo firmantes de un manifiesto, una carta, una protesta, se convierte en los intelectuales: tal es el sujeto colectivo que puebla estas páginas desde que apareció en los finales del siglo xix, cuando España era un desastre, hasta bien avanzando el siglo XXI, cuando España es una crisis.

Del desastre a la crisis, con la Gran Guerra, la dictadura, la República, la guerra civil, otra dictadura, un largo exilio, una transición y una democracia por medio, jamás Nosotros, los abajo firmantes han faltado a la cita con sus públicos. Se dijo que su siglo había sido el xx, se ha clamado contra su silencio, se les ha despreciado por haber sucumbido a los encantos del poder, pero ahí están, más activos y presentes que nunca, sustituyendo el papel por el ciberespacio como nueva esfera de un debate público sin límites ni fronteras. Su presencia ha sufrido, como ellos mismos y como la sociedad en la que han cumplido sus tareas, profundas mutaciones: han sido, o se han considerado a sí mismos, profetas, educadores, guías de opinión, testigos? De todos ellos da cuenta esta colección de manifiestos y otros escritos colectivos recopilados por Santos Juliá, autor también del estudio introductorio por el que van desfilando las sucesivas figuras adoptadas por los intelectuales en España a lo largo de más de un siglo de historia, desde que se presentaron como regeneradores y constructores de la nación hasta que se encontraron como ciudadanos en la calle.

Reseña del editor

Para leer algunos manifiestos
Entrevista al historiador Santos Juliá

MEMORIA E HISTORIA

" (...) la memoria histórica es larga y plural; la historia es una sucesión de presentes que van generando representaciones y relatos distintos de su pasado; los intentos de secuestro de Clío han sido múltiples a lo largo del tiempo; la presunta memoria histórica es necesariamente cambiante, parcial y selectiva (...).
(...) La Historia de España nos la planteamos como la suma de relatos construidos a través de la pluralidad de memorias (...).

Ricardo García Cárcel